Los periódicos, ante el reto de la redacción 4.0

Más 30 años separan la antigua y moderna redacción de El Periódico de Catalunya.

Desde la irrupción de internet, las redacciones de los periódicos experimentan una evolución que, utilizando la jerga de las nuevas tecnologías, podríamos enumerar como sigue:

Redacción 1.0. Cuando las primitivas webs aparecieron en las redacciones, de cuya elaboración se encargaban un reducido número de redactores.

Redacción 2.0. Edición impresa y web se integran, de modo que una misma redacción se encarga de elaborar ambos productos.

Redacción 3.0. Aparecen las aplicaciones para tabletas y smartphones, un nuevo lenguaje.

Redacción 4.0. Es, de momento, el nivel evolutivo más alto de las redacciones. Los periodistas son multidisciplinares, multimedia, dominan varios lenguajes y son capaces de producir contenidos denominados slow o fast news.

Una redacción 4.0 plenamente desarrollada ya no es lugar en el que los periodistas se dedican a producir textos y fotografías. Ahora hay más contenidos: infografías animadas, vídeos, audios, galerías fotográficas. Y no solo para la edición primesa y la web. Los formatos también han aumentado: tabletas, smartphones, televisión y, por supuesto, webs y edición impresa.

En las modernas redacciones se trabaja también a ritmos distintos, según la plataforma a la que van dirigidos los contenidos. Existen las fast news, aquellas que requieren inmediatez y deben ser publicadas cuanto antes en los formatos online. Y están las slow news, que requieren mayor elaboración y análisis y de las que suelen encargarse los especialistas. Pero también hay redactores especializados en tratar e interpretar datos, una matería cada vez más importante.

Los organigramas también difieren sustancialmente de los tradicionales. Una mesa central de redacción debe ser capaz de trazar un planning de los contenidos multiplataforma. Decidir cómo y qué se publicará en la web, desde el primer titular al seguimiento durante todo el día. Cómo y qué se publicará en el papel, concebido como la plataforma premium y en la que deben destinarse los análisis y piezas propias y en profundidad.

El problema es que la mayor parte de las redacciones intentan alcanzar el nivel 4.0 cuando aún tienen asignaturas pendientes en el 2.0 y 3.0.

A %d blogueros les gusta esto: